top of page

X es la antítesis de un buen nombre, y por eso, posiblemente alcance un éxito sin precedentes.

Consideremos la concepción tradicional de lo que un nombre debería ser:

  1. Conciso

  2. Memorizable

  3. Fácil de pronunciar