top of page

Cómo crear un nombre rápido, funcional y bonito.

Primero que nada, quiero presentarme, mi nombre es Carlos Cornejo y soy el director de Secretname, el primer estudio de naming en México y el más importante de Latinoamérica. Pero a todo esto ¿Qué es eso de “naming”?


Pues básicamente “naming” es el conjunto de procesos y técnicas que nos ayudan a crear un nombre para marcas, productos, personas, mascotas, libros, películas, etc.


¿Alguna ves has intentado crear un nombre para algo o alguien? Si tu respuesta es sí, probablemente estarás de acuerdo con que en ocasiones se puede volver una tarea titánica.


Pero no te preocupes porque en este pequeño blog te voy a enseñar algunos trucos secretos (y otros no tan secretos) que usamos en el estudio para poder generar lo que llamamos: un nombre bonito.


Una de las cosas que complica muchísimo el proceso de creación y selección del nombre ideal es creer que hay que centrarnos en una palabra que defina todo lo que hago y esto es totalmente erróneo, ya que el intentar que una sola palabra nos cuente: la descripción de nuestro producto, el giro comercial, lo visión que tenemos del negocio, el lugar en el que nos encontramos y al mercado al que nos dirigimos, es una tarea imposible de lograr.


Es por esto que el paso uno siempre será el de diferenciar entre lo que es un nombre y lo que es una marca:


-MARCA: Un conjunto de características (logo, tipografías, colores, nombre, redes sociales, web, etc.) que le dan sentido a algo (mi producto).


-NOMBRE: Es el conjunto de palabras que nos sirven para identificar algo.


Como puedes ver el nombre es una de las características de la marca y su responsabilidad es únicamente la de identificarnos (con un usuario de redes sociales, un dominio web, un registro de marca). Por lo tanto, no tiene que explicar nada, ese es trabajo de la marca junto con todas sus herramientas.


Dicho esto, el nombre tiene que ser FUNCIONAL o sea que tiene que poderse registrar y con un nombre corto hoy en día es muy complicado lograr ese objetivo, por eso te recomendamos optar por nombres compuestos.


Una vez entendido el objetivo del nombre podemos pasar a la historia que es básicamente lo que nos va a contar el nombre, de donde viene y cual es su inspiración; pero dirás ¿de dónde saco esa historia? Por suerte tenemos un método infalible y se llama el método del “porqué real”, funciona de la siguiente manera:


1. Pregúntate por qué quieres tener este proyecto.

2. Ahora pregúntate por qué para ti es importante lograr eso que respondiste en la pregunta anterior.